sábado, 30 de julio de 2011

El sentimiento nunca muere.

Desde aquí te comunico, todo.
Acepte mi derrota como una buena guerrera; o quizás como una mala, porque una guerrera de verdad nunca, nada ni nadie, deja que la undan. Pero ya es tarde. 
Me siento humillada y triste. Las 3 guerreras que me lo daban todo, llegó un momento en que el todo era nada. Sí, que sí, que todo fue por mi culpa. No afilé bien mi espada y no lavé a tiempo la vestimenta pero seguía vestida con ropa sucia y mal oliente, y seguía cargando con la espada aunque no pudiera hacer mucho con ella.
Los sueños poco a poco se me esfuman y junto a ellos, vosotras; mis rayos de sol en los días de lluvia. 
Gente pensara que parece que he muerto, que todo está maximizado a la realidad y a los sentimientos. Pero no, esque nosotras somos demasiado grandes, tenemos un corazón que no nos cabe en el pecho, y somos unas cabezonas. Todo está agrandado porque el sentimiento era enorme. Eramos pilares de algo insostenible, tan grande que no estaba en este planeta. Teníamos un planeta, para meter todos los recuerdos, para nosotras solas. El planeta sigue, la vida continua, y sí os echo de menos y no llevo mas 24h sin vosotras pero, esque un corazon tan grande, una cabeza enorme; no se sostienen solos. Y lo siento de veras por no buscar remedio a mis errores y aguantar injusticias pero ahora todo comienza de nuevo, ah y dile a los demás solados que " El sentimiento nunca muere".

1 comentario:

  1. Un relato muy emotivo, cargado de sentimiento y una gran tristeza. Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar