jueves, 2 de junio de 2011

Adicta a ti. [...]



Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario