jueves, 19 de mayo de 2011

Navegar sin rumbo a la deriva , solo contigo.

 
Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias. El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario